¡Desde Rochester para el mundo!

     Como todos saben, tener una experiencia de internado trae un sin número de emociones para todo estudiante que es afortunado de ser seleccionado para formar parte de esta gran oportunidad. Sin embargo, todos tenemos diferentes expectativas antes de comenzar el internado. La realidad es que no voy a escribir un cuento color de rosa porque todos sabemos que no es así.

Cuando recibí el correo electrónico que fui seleccionada en este programa no podía contener la alegría porque sabía que esta experiencia sería única, pero sobre todo, muy importante dentro de mi carrera como estudiante y profesional. Además, luego de solicitar a cinco diferentes internados tuve la oportunidad de ser seleccionada en el internado que más interés tenía. Lo interesante de todo es que no tenía idea donde exactamente estaba ubicada la cuidad de Rochester en Nueva York. Para ser más específica, jamás había escuchado este lugar pero lo que si sabía es que el programa al que fui seleccionada tiene un enfoque hacia lo que quiero especializarme en un futuro, los ojos, y eso fue lo que más me motivó a aceptar esta experiencia. En fin, para hacer el cuento menos largo y más corto, mi experiencia de internado comenzó unas semanas antes de llegar a Rochester, ya que sucedió algo que no es muy común. Cuando me enteré quien iba a ser mi compañera de cuarto decido enviarle un correo electrónico. Por casualidades de la vida, mi compañera de cuarto iba a pasar unas cortas vacaciones en Puerto Rico días antes de que comenzara el programa. Así que tuve la oportunidad de conocerla en Puerto Rico y lo mejor de todo es que ella es de padres latinos y es con la única persona que me puedo comunicar en español.

     Llevo solo catorce días en Rochester y puedo decirles que es una experiencia que ha llenado mis días de muchas emociones. No sé ni por donde comenzar a describir estos 14 días que he tenido. Rochester es una ciudad ubicada en el norte del Estado de Nueva York en el Lago Ontario y está a sólo 90 minutos de las cataratas del Niágara y de Canadá. Es importante mencionar este dato porque puedo garantizarles que es una de las ciudades más frías de Nueva York y los que me conocen saben que soy de las personas que no importa donde esté la mayoría del tiempo tengo frío. Como dato curioso el primer día que llegué hacía bastante calor y los dormitorios no tienen aire acondicionado. Decidí comprar un abanico porque pensaba que este verano iba a pasar mucho calor, pero les cuento que en las noches la temperatura baja a 48 grados aproximadamente y al día siguiente puede estar en 70 grados. Sorprendentemente, llevo muchos días durmiendo sin abanico y una de las primeras cosas que hago cuando me levanto es verificar la temperatura.

     Entre otros temas, el campus de Rochester es grande y muy hermoso. Estoy fascinada con el gimnasio porque es sumamente grande y lo he visitado frecuentemente. Aún no he tenido tiempo de visitar algunos lugares, pero en mis próximas aventuras cuento con visitar el National Toy Hall of Fame, la galería de juegos famosos, en el Strong National Museum of Play, Seneca Park Zoo, Rochester Museum & Science Center, New York City y algunos sitios históricos importantes en la ciudad. El Strong Memorial Hospital está conectado con la escuela de Medicina que es donde está ubicado el laboratorio donde se está realizando la investigación de la cual soy parte. Me encanta el trabajo que estoy haciendo en el laboratorio y con las personas que estoy colaborando. A varios días de haber comenzado con el trabajo de investigación una de las técnicas que debía desarrollar es Genotyping (PCR/Agarose gel) y en ese momento comprendí cuán importante es ponerle interés a todas las técnicas aprendidas en el laboratorio de cada curso. Muchos de los que han tomado el curso de Genética saben que las técnicas antes mencionadas son parte del laboratorio de dicho curso. Por ende, para mí fue algo sumamente satisfactorio el poder decirle a la estudiante graduada con la que estoy trabajando que yo sabía cómo hacerlo porque eran técnicas que había aprendido recientemente. Por otra parte, es normal que todos leamos el research overview que nos envían para tener una idea de que es lo que vamos a estar haciendo en el laboratorio. En esta ocasión, quiero contarles con mucha alegría que estoy trabajando junto con la estudiante graduada en otro proyecto completamente nuevo. Es muy emocionante poder ser parte del inicio de un proyecto donde tienes la oportunidad de aportar diferentes ideas que contribuyan con el éxito de esta investigación. Para que tengan una idea, este verano me encuentro trabajando específicamente con la córnea, capa externa protectora y transparente del ojo, de los ratones.

Por último, en estos 14 días he comprendido que aunque estés lejos de las comodidades de tu hogar y de tus seres queridos es importante poder desarrollarnos como seres independientes. Más aun cuando estas en una ciudad que la distancia para llegar a la mayoría de los lugares caminando es bastante absurda, tener que prepararte comida en una cocina muy pequeña, compartir un cuarto con otra persona que acabas de conocer (gracias a Dios que me llevo bien con mi roommate) y peor aún el baño con todas las damas que se alojan en el mismo piso que tú. Prácticamente, es tener muy poca privacidad durante dos meses donde comienzas a extrañar el calorcito de Puerto Rico y a tus seres queridos, pero sobre todo esa comida tan rica como la de Puerto Rico. Sin embargo, cuando tienes tiempo para reflexionar mientras contemplas la naturaleza tan hermosa que te rodea, entiendes que esos pequeños detalles (aunque para mí no son tan pequeños) no son tan importantes comparado con toda la experiencia que poco a poco vas adquiriendo de lunes a viernes esas 8 o 9 horas que pasas en el laboratorio. Un internado de verano en o fuera de Puerto Rico es un reto que debemos emprender con mucha dedicación porque además de representar a nuestra universidad, estas representándote a ti cómo profesional y sabemos que es una experiencia que abre muchas puertas como también dejaremos puertas abiertas para los próximos estudiantes luego de nosotros. Cada día que te levantes tómalo como una nueva oportunidad donde aprenderás cosas nuevas que te servirán de mucho para llegar a esa meta que tanto deseas. Termino este blog con una frase que me encanta y es perfecta en estos momentos: “Life is too short to wake up in the morning with regrets, so love the people who treat you right, forget about the ones who don’t, and believe that everything happens for a reason. If you get a chance, take it. If it changes your life, let it. Nobody said life would be easy, they just promised it would be worth it.” – Harvey MacKay

P.D.: Que quede muy claro que a nadie se le ocurra invitarme a comer pizza cuando regrese a PR por los próximos 5 meses.

Angelis Marie Orta Zayas

 

 

 

Advertisements

2 Comments Add yours

  1. Carol says:

    Wooo!!, me encanta!!! Que linda experiencia…

    Like

  2. jomar1996 says:

    Extraordinaria experiencia. Mucho éxito.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s